martes, julio 07, 2009

Bitácora: 04 y 05 de julio

Habíamos quedado con Nelly de vernos a las 9:00 de la mañana en las tres cabezas en el centro de la ciudad, pero llegamos 10:00 pasadas por un cambio de planes en la organización y la dificultad que plantea bañarse a cubetazos (en la casa no tenemos regadera pero sí agua , no me quejo, el hospedaje es gratis gracias a Ari y a su hermano que nos aceptaron para vivir con ellos, lástima que quede un poco lejos del centro). Cuando llegamos acomodamos las cosas en la camioneta de Nena, conocimos a Yahvé (eso se lee genial, jaja, pero en realidad es el nombre de un chavo que acompañó a despedir a Nelly) y esperamos un momento a nuestros guías, Eduardo y José Luis para salir con rumbo a Playa Erendira.

Eduardo (alias "el tijuana jones") hace tours promoviendo el ecoturismo por toda la Baja California, su empresa se llama Baja Camping (pueden entrar a su página aquí) y es una excelente opción puesto que es un conocedor y mantiene un costo bajo. Además tiene un programa de televisión para promocionar estas actividades. En episodios siguientes probablemente salgamos los veraniegos, estén al pendiente.

José Luis es un terapeuta se dedica a las Regresiones, al TAO, Metafísica y Tensegridad (no me pregunten sobre que significa todo eso, la verdad es que no lo sé), además de ser un amante del blues y el rock. Es la onda. Si bien no es mi estilo la terapia que ofrece, se ganó mi respeto. Es un excelente músico, es congruente y está abierto a nuevas experiencias.

Esperaban a más personas que nos acompañaran en el tour pero solo fuimos nosotros. Cuando estuvimos todos reunidos Eduardo nos dio una plática sobre lo que viviríamos el fin de semana. Nos explicó que al acampar en la Baja al momento de levantar el campamento debíamos ser muy cuidadosos y hacer todo desde arriba, no meter las manos debajo de la casa de campaña, ya que era común que alacranes y ciempiés se sientan atraídos por el calor generado y se acerquen. Nos avisó que llegaríamos a un hostal llamado Coyote's Cal manejado por un gringo que quiere mucho a los mexicanos y que él frecuenta por estas fechas. Se dijeron más cosas pero no las recuerdo. Llegó el momento de subir a los transportes.

La camioneta (bueno, no es una camioneta "camioneta", es de las del tipo SUV, utilitarias que les llaman) de Nena iba a tope, la parte de atrás tenía todas las provisiones que necesitaríamos para la acampada. Eramos 5 veraniegos, Nelly y Nena. Nuestros guías traían una camioneta pick-up y Nena les pidió si podía ir alguno de nosotros con ellos para no ir tan apretados, aceptaron con agrado y el voluntario para acompañarlos fue Darío (sí, yo). Buena elección.

En el camino con los guías platicamos de muchas cosas. Rock clásico fue un tema recurrente, traían un disco con música de Pink Floyd, Bob Dylan y otros más, buenísimo. Hablamos de la Baja, de como es diferente a cualquier lugar en el mundo y de como se le da poca difusión al turismo del centro del País hacia esta zona. También platicamos de Tijuana, de como es un punto fronterizo, que es imposible definirlo como de aquí o de allá y que ofrece una cultura muy peculiar por sí sola.

Cuando paramos para que nuestros guías hicieran sus compras pude notar una estamapa en el cristal trasero de su camioneta que decía algo así como "Yo crucé lo ancho de la Baja caminando 2008". Le pregunté por ella y me dijo que es una caminata de tres días de duración y que se hace en las primeras semanas de Diciembre para que el clima no sea tan calurosos como en Verano. Se caminan 50 km el primer día, 30 el segundo y 30 más el tercero. A mi me interesó cuando me contó, ¿Quién se apunta conmigo para hacerla? Después platicamos de la Baja 1000 y la Baja 500 que son travesías que se realizan en vehículos 4x4.

Cuando llegamos a Erendira quedé maravillado con el hostal. Coyote's Cal es la onda. No recuerdo el nombre de los dueños, pero son una pareja, un gringo y una tailandesa que ofrecen hospedaje en cuartos a 18 dolares (incluye un desayuno continental), creo. Rentan espacio para acampar con derecho a usar la cocina, la sala, los baños y todo lo demás por 10 dolares (3 dolares más si quieres un desayuno completo). Eduardo nos platicó que es un excelente lugar para conocer gente pues generalmente está lleno de personas de diferentes nacionalidades, además de tener el único bar en varios kilómetros a la redonda. En la noche se arman fiestas alrededor de la fogata y el ambiente es muy abierto (en el sentido de que todos van dispuestos a conocer a otras personas de diferentes culturas) y fraterno. Los dueños no estaban pero había una pareja de chavos (bueno chavo y chava para que se entienda) de Minesota que atendían el lugar mientras ellos se encontraban fuera. En la sala había unas ricas galletas que tenían platano y otras cosas, sabían exquisitas, olvidé pedir la receta. Lo primero que hicimos fue poner el campamento, nos recomendaron no poner la casa de campaña con la puerta hacia el mar para no dejar que el aire enfriara la casa por la noche, aunque ahora que lo pienso, la puerta está hecha del mismo material que la parte de atrás , la única diferencia es el cierre (zipper). Creo que en realidad no hay problema si pones tu cama con la puerta hacía el oceano pacífico, igual y así puedes ver un excelente paisaje antes de meterte a dormir. A continuación Coyote's Cal:
Comimos unos emparedados (por acá se hace un gran uso del inglés, utilizo "emparedados" en vez de "sandwich" porque quiero hacer uso de un español más propio, aunque se lee muy chistoso) en el comedor del hostal que habían sido preparados por Oscar y Ari en la mañana. Ahí conocimos a Hiram que es un chavo oceanógrafo (creo) que trabaja en Tijuana para la Universidad de San Diego y que estaba en Playa Erendira para pasar sus vacaciones. Después de comer caminamos por la playa. Dejaré que las imagenes hablen.
Al regresar al hostal nos quedamos un rato platicando y nos dimos cuenta que había pocas personas en él, aparte de los chavos que estaban a cargo y de Hiram solo estaba un cuate de San Diego de nombre Jason con el cual platiqué nada. Mientras platicaban todos surgieron dos cosas, Hiram nos pidió a los veraniegos que le ayudaramos a preparar la cena y los chavos a cargo nos recordaron que cuando llegamos unos estadounidenses pararon por el hostal y nos invitaron a celebrar el 4 de Julio con ellos en un lugar que estaba a dos millas hacia el norte siguiendo la costa. Dos invitaciones igual de tentadoras. Comenzamos a preparar la cena que era un filete de pescado al mojo de ajo, espaghetti (me recordó a un ríquisimo spaghetti al limón que comí en Guadalajara preparado por Emma) y frijoles (aunque no lo crean).

Mientras estabamos en eso, nuestros guías y las coordinadoras nos avisaron que ya nos ibamos a la fiesta con la comunidad estadounidense (utilizaré gringos de aquí en adelante no por falta de respeto sino por practicidad). Dejamos a Hiram con la cena a medio hacer y nos dirigimos a la fiesta. Fue una experiencia muy interesante que en mi vida no creí participar.

Cuando llegamos a la fiesta nos recibieron muy amablemente, era un grupo de adultos de varias edades, calculo que la mayoría rondaba los 55 años. Tenían al lado de una casa rodante un par de mesas con comida (chillie, perros calientes), hieleras y botellas de tequila. Nos invitaron a comer y tomar lo que quisieramos, solamente probé el chillie. Fue extraño. Sinceramente no esperaba esa amabilidad y me sentí agusto. Platiqué con un señor de nombre Rick que ya está retirado, tiene una varias casas en Baja y ahí aprovecha el dinero de su retiro. Me contó que se vino para acá porque es más barato y que la casa donde vive utiliza energía solar únicamente y cada semana va a llenar agua a una población cercana. Él se acercó a platicarme sobre todo esto y yo en un primer momento estuve reservado, pero después me sentí en confianza. Conocí también a Ted y a otro cuate que me parecieron rondar por los 30 y tantos, me comentaron que ellos tienen gran respeto por nuestra cultura y que no han aprendido a hablar español más que las malas palabras en el trabajo. Otro personaje fue Wanda que al verse en una grave dificultad de recordar los nombres de todos me nombró Ted.

Al lado de la casa rodante había una televisión con videos de los 80`s, Bruce Springsteen, Michael Jackson, The Police y otros más que no recuerdo el nombre. Después encendieron una fogata y lanzaron los primeros fuegos artificiales. En ese momento José Luis sacó su guitarra (de color azul, cuerdas de metal y en orden inverso ya que es zurdo) y tocó varios "blues" para amenizar la noche. Tremendo. Cuando ya nos despedíamos nos pidieron que nos quedaramos a ver el video de U.S.A. for Africa con la canción "We are the world". En lo personal no me sentí muy agusto en ese momento, ese video me parece muy pretencioso y falso sin embargo parecía que a ellos les llenaba al observarlo. Después regresamos al hostal.


En el hostal Hiram ya tenía preparada la cena, tomé una guitarra (de la cual quedé enamorado) que estaba ahí mismo y me dispuse a acompañar a José Luis con algunas canciones en lo que servían. Después de esto cenamos y lavé algunos trastes. El pescado estuvo delicioso (Hiram es un excelente cocinero). Después de esto pasamos a la fogata que se encontraba dentro del hostal, ahí ya se encontraban algunos veraniegos aplicando uno de los instrumentos de evaluación para el parque Misión San Pedro Martir (aplicar estos instrumentos era el objetivo de nuestra visita, solo había sido posible aplicar uno a Eduardo porque era el único habitante del hostal que había visitado el parque). Finalizado esto cantamos un rato alrededor del fuego. Fue un momento muy emotivo. Después a dormir.
Al día siguiente nos levantamos y desayunamos en el hostal. Tomé cereal con una bebida llamada "leche al 2%" (eso decía la etiqueta) no me agradó mucho el sabor pero me lo terminé. Completé mi desayuno con un "hot cake" (no se me ocurre el nombre en español para este platillo). Cuando terminabamos de desayunar nos encontramos con otros dos visitantes del parque, era un estadounidense que no recuerdo su nombre pero hace tours en un autobus que utiliza aceite vegetal, su página es www.bajatrek.com y su acompañante que tenía rasgos asiáticos (Emma, Grimaldo, abstenganse de hacer chistes de chinos). Me tocó entrevistar al estadounidense, practiqué un poco mi inglés y listo.

Al finalizar esta actividad, recogimos el campamento y después preparamos la comida. El camino de regreso a Ensenada lo pasé sin sobresaltos.

6 comentarios:

  1. Si no hay libertad de chistes no hay nada =(

    ResponderEliminar
  2. Llégale entonces, empieza con los chistes de minorías amor, jajaja.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar