martes, julio 07, 2009

Bitácora: 06 de Julio

NOTA: Esta bitácora es del lunes anterior, disculpen la tardanza pero necesitaba especial dedicación para ella, saludos.


Regresamos ayer de Playa Erendira y tuvimos una tarde de descanso. Hoy tuvimos mañana libre. Fui a recoger el dinero con la Sra. Carmelita (amor de mujer, si alguien necesita rentar cuarto en Ensenada llámenla al 646 128 57 12, la casa se encuentra a media cuadra de Ryerson y Ámbar, quedan cerca varias universidades excepto la UABC unidad Valle Dorado y el costo es desde 1350 hasta 1850 pesos, tienen todos los servicios) (sé que suena paradójico, pero estoy en deuda con ella, al final de cuentas me trató muy bien y yo le quedé mal, promocionarla es lo menos que debo hacer) y después de eso visitamos algunas tiendas de segunda mano buscando bicicletas. Regresamos a la casa, comimos y me fuí un rato al ciber.

A las 4 de la tarde quedamos de vernos en CEARTE con Nelly. Llegué al lugar antes que el resto de mis compañeros y ahí ya se encontraba la coordinadora con un nuevo compañero proveniente de Guadalajara aunque Ensenadense de nacimiento. Alfredo es un estudiante de la Licenciatura en Artes Visuales con salida en Pintura en la Universidad de Guadalajara. Me pareció una persona muy peculiar, muy extrovertida, tanto que a veces me hace sentir un poco incómodo.

Nelly le platicó sobre el proyecto que estabamos realizando y todo lo demás. Llegaron mis compañeros y nos dispusimos para ir a la Ventana al Mar a realizar observación y hacer contacto con los danzantes. Para narrar esta actividad me centraré en responder algunas preguntas que forman parte del ejercicio de observación.

NARRACIÓN DE LA OBSERVACIÓN

Al llegar al lugar aún no llegaban los participantes de la danza azteca, Nelly nos dirigió algunas indicaciones y nos distribuimos por el lugar, algunos en parejas, otros (mi caso) solos. En el lugar se podían apreciar varios grupos de turistas y de ensenadenses, difícil decir de que manera uno puede clasificar en uno u otro grupo pero la portación de cámaras, el idioma utilizado (y el acento) o incluso los comportamientos que muestran son criterios útiles para realizar esta tarea.

Caminé un poco y me senté en un escalón cerca del lugar donde se encuentra una escultura de un hombre realizada con huesos de ballena y metal. Había un grupo de adolescentes de unos 13 a 15 años. Eran tres hombres y una mujer. Ella era abrazada por uno de ellos. Todos platicaban. Detrás de mí estaba una mujer de unos 35 años cuidando a un niño de unos 8 años que se paseaba en patineta. De repente uno de los jovenes comenzó a discutir con otro sobre si podría saltar en patineta la escalinata sobre la que estaba sentado (es una escalinata que abarca toda la plaza de la bandera, había espacio para que ellos intentarán esa acrobacia sin posibilidad de que me dieran un golpe). La discusión pasó a un reto, pero el joven que se proponía saltar no traía una patineta, entonces se dirigieron los dos interesados a pedirle la suya al niño que, inquisitivamente, miró a la señora la cual le dijo "tú sabrás". El niño un poco inseguro decidió prestarles la patineta. Uno de los adolescentes la tomó y después de hacer unos movimientos preparatorios, se dirigió hacia el escalón y saltó. El truco no funcionó, la patineta quedó en el segundo escalón y el muchacho rodó por el suelo sin grandes consecuencias. Uno de los jóvenes gritó: "No te conozco, me das pena". Después de este incidente llegaron Oscar y Hari, platicamos un momento y después nos dirijimos a donde estaba el resto del equipo, estaban platicando con Eric, un chavo que hace malabares con los "golos" y del cual ya he platicado en la bitácora. Después de hablar un rato con él fuimos al lugar donde se reunen los danzantes, al parecer ya estaban llegando algunos.

Saludamos a los que ya se encontraban ahí y decidí retirarme un poco para tener una visión más amplia del lugar.

En el lugar además de los danzantes se encontraba una persona con varios caballetes pequeños, sillas, hojas y pinturas que al parecer estaba dando taller de pintura a algunos niños.

Antes de la danza los participantes van llegando y se saludan de una manera especial. En primer lugar toman con su mano derecha la muñeca de la otra persona, después con su mano tocan el hombro y al final vuelven a tomarse de la muñeca. Cada parte del saludo tiene para ellos un significado. El primer movimiento significa Unión, el segundo Hermandad y el tercero Fuerza. El grupo está compuesto por Toño, un hombre moreno con rasgos indígenas; Águila, un jovén que toca el Hue-hue; una señora, que es la que dirige el ritual de inicio y las purificaciones; Zara, una joven que viste cascabeles en sus pantorrillas.


Comenzó la danza. Dos de las compañeras se integraron a ella. Los demás nos dedicamos a observar desde afuera. Alfredo se dedicó a grabar video. Oscar tomó fotografías y Vanessa grabó un poco de audio con su computadora.

La danza comienza con un rito que interpreté como un saludo a los cuatro puntos cardinales, que simbolizan a su vez los cuatro elementos y a cuatro diferentes deidades. Al centro está el Hue-hue que es una percusión hecha con un bote de metal de unos 40 cms. de diametro con una altura de unos 70 cms. y tres soportes de madera. Tiene en su parte superior un cuero restirado que es golpeado con un par de palos (del grosor del palo de una escoba y un largo de 30 cms) a modo de baquetas. El Hue-hue marca el ritmo del baile y los danzantes acomodados en círculo alrededor van siguiendo a quien dirige la danza quien se encuentra en dirección este. Al lado del Hue-hue hay un altar hecho con cuadros de tela de diferentes colores que se acomodan en forma de cruz. Dentro de él hay algunos instrumentos percusivos, el copal y un incensiario entre otras cosas. El incensiario es utilizado en el ritual de inicio así como al momento de recibir a un participante nuevo dentro del círculo. Para poder participar en él es necesario esperar a que termine la danza que se está realizando en ese momento y después expresar el deseo de entrar. Se entra al círculo después de ser "purificado" con el copal y se toma el lugar siempre siguiendo el sentido de las manecillas del reloj. Es igual al momento de salir, se espera a terminar la danza, se pide permiso, se da una vuelta en dirección a las manecillas del reloj y al momento de salir por el este se tiene que dar una vuelta sobre uno mismo (en vez de ser purificado de nuevo con el copal).

Mientras transcurrió la observación en repetidas ocasiones llegaron diversos grupos de paseantes, algunos parecían lugareños que solamente daban una caminata por Ventana al Mar, otros parecían turistas. Algunos de ellos se reían al ver a los danzantes, otros intentaban imitarlos. Algunos tomaban fotos, otros solamente miraban. Todos los que pasaban por ahí prestaban por un momento atención a los danzantes. Se integraron a la danza algunos, pero la gran mayoría solo miraba.

En un momento se me acercó un guardia de seguridad del puerto y empezó a platicar conmigo. La plática pareció casual y le comenté que venía con un grupo de investigación y otras cosas, después se acercó Alfredo y el guardia bromeando le pidió si le dejaba ver algunas de las tomas. Alfredo se negó diplomáticamente dando una razón que no recuerdo, también entre bromas. Llegó una señora a platicar con el guardia y yo me alejé un poco.

Momentos después el guardia de nuevo se acercó a donde estaba sentado con Nelly. Me preguntó aún con el tono casual sobre quienes eramos parte del equipo (cosa que hice sin ningún inconveniente) y después me pidió mis datos (sacando una libretita). En ese momento intervino Nelly cuestionándolo. Fue un momento incómodo. El guardia pedía los datos con el argumento de que tenía que llevar un registro de lo que pasaba en el lugar para reportar a sus jefes o al menos eso fue lo que entendí. Me sentí invadido e imagino que Nelly también sintió algo parecido pues tomó una posición a la defensiva. Después de un diálogo tenso en el que el guadia intentó ponerme de su lado (lo cual me hizo sentir aún más incómodo) Nelly cedió en dar su nombre y el de la institución para la que realizabamos el trabajo. Después de esto el guardia se retiro defendiendo su posición con argumentos como "es que solo quiero hacer bien mi trabajo". Pasado todo esto, me quedé platicando con Nelly sobre abusos policíacos, juventud e investigación. Ella llegó a la conclusión de que iba a pedir una carta a la universidad para evitar estas situaciones.

Al poco tiempo los danzantes decidieron terminar la danza, el grupo de investigación (y Eric) nos reunimos a platicar un rato, mientras ellos platicaban alrededor del Hue-hue. Momentos después nos retiramos del lugar.

Eso es todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario