jueves, julio 09, 2009

Mi vivencia de las dos ruedas no motorizadas

Sé que voy atrasado con la escritura de mis bitácoras pero no importa. El lunes está pendiente porque tengo que responder algunas preguntas al momento de redactar esa bitácora, el martes y el miércoles han sido días relajados (en cuanto a cosas por escribir) que hemos dedicado a revisar textos,buscar notas sobre los temas y compramos las bicis. Esto último merece una foto.

El miercoles después de reunirnos con Nelly y buscar notas, fuimos a "los globos" (es un lugar donde hay varios locales dedicados a vender cosas de segunda mano traidas de EU) donde nos dijeron que podríamos encontrar bicicletas a buen precio. En serio necesitabamos las bicis, con el costo del camión a 8 pesos y un promedio de 4 viajes al día, es solo cuestión de echarle un poco de aritmética para darse cuenta que esta gastalón el asunto. Nuestras bicis costaron entre 400 y 450 pesos cada una, cuestión de una manita de gato (la mía tenía mal el freno de atrás y le hacía falta un poco de aceite) con un costo de 20 pesos en promedio y listo (Gracias al Miguel por echarle galleta para tener las bicis al 100, después subo fotos de él, se lo prometí). Las bicis se pagarán en unas dos semanas de camiones más o menos. Para las 5 semanas y media que me quedan está bien.

Después de comprar las bicis, nos lanzamos a Ventana al Mar con los danzantes, llegaron algunos rostros conocidos (Eric, Josué, Nazareth) y conocimos algunos nuevos (Juan, Lizeth). Nuestro círculo se sigue ampliando. Regresamos a la casa antes de que oscureciera por el boulevard costero (es una calle que está al lado del mar, con la bicicleta y el mar de fondo sería una bonita estampa, después tomaré una foto).

Sin embargo este no es el punto central de este post. La idea es hacer una narración de mi experiencia con la bicicleta desde que empecé a pedalear.

Entonces... empecemos.

Yo aprendí a andar en bicicleta cuando tenía once años. A esa edad todos mis conocidos ya sabían andar en bicicleta. La razón es que la zona por la que vivía en ese tiempo (en el centro de la ciudad de Zamora) no era un lugar para salir a la calle a jugar, había muchos carros transitando y ese tipo de cosas que pasan en las calles céntricas de ciudades pequeñas. Solamente tenía oportunidad de andar en bicicleta los sábados que visitaba a mi abuelita y salía con mis primos a jugar.

Sobre el proceso, la mayoría de las veces se dice que para aprender a andar en bici hay que caerse (algunos lo utilizan hasta como analogía de la vida) sin embargo en mi caso mientras aprendía no me caí. Las caídas vinieron después, cuando ya sabía mantener el equilibrio y me gustaba ir a toda velocidad.

La bici fue mi medio de transporte en la secundaria. Si bien no iba a la escuela en ella pues esta quedaba a la vuelta de mi casa, me sirvió para salir con mis amigos y con mis primos. Un tiempo no anduve en ella puesto que me la robaron en una chamaqueada muy barata que no contaré por pudor y y después me fui a Irapuato a estudiar donde me subí a una bicicleta como unas 7 veces mas o menos en 3 años.

Cuando llegué a Guadalajara no pensé en ella hasta hace poco tiempo gracias a la materia de Psicología Social de las Organizaciones a través de la cual conocí más en forma los movimientos civiles que apoyan en la ciudad el uso de la bici como medio de transporte. Me llaman mucho la atención y creo que la bici es una excelente herramienta y posible solución a los problemas de movilidad urbana de la mayoría de las ciudades.

Por mi parte es todo. Saludos.

2 comentarios:

  1. Querido Darío:

    Me alegra tener noticias tuyas! Pero aún más el leer tus registros experenciales. Creo que has aprendido mucho desde que terminamos el curso de OPS, tus bitácoras son ricas en detalles y la verdad, me trajeron gratos recuerdos y varias sonrisas... Espero que aproveches al máximo esa experiencia.

    Abrazos, Rosi López

    ResponderEliminar
  2. Gracias Profesora Rosi, me da mucho gusto que se haya dado una vuelta por el blog. Estoy muy contento de estar aquí. Estoy aterrizando muchas cosas que revisamos en clase, además de conocer otros lugares y formas de vida. Ha sido una experiencia muy interesante y lo mejor es que aún faltan cosas por hacer.

    Haré lo posible por actualizar el blog frecuentemente, espero ver sus comentarios.

    Un saludo y nos seguimos leyendo.
    Con cariño, Darío

    ResponderEliminar