lunes, enero 14, 2013

Las Ventajas de Ser Invisible

Hoy ví "The perks of being a Wallflower". Imposible dejar de recordar mi propia adolescencia que más de una vez he creido patética y/o un desperdicio. Era más bien el "outcast" pusilánime que cede a las presiones de sus compañeros por adaptarse al grupo siempre logrando pésimos resultados.

Al final no me arrepiento. Los primeros enamoramientos, las metidas de pata, la humillación, los gustos raros, la ropa de abuelito en los primeros días de secundaria, los apodos groseros y demás son cosas que me han formado y me han hecho ser lo que soy ahora.

Gracias al rechazo de mis compañeros en el aspirantado aprendí que el espíritu de familia de la iglesia no iba más allá de sus palabras. Gracias al rechazo de mis pretendidas aprendí que una pareja no se construye de amor, sino de lo que ofreces (el amor se siente bien, pero no hay tal si no se llenan ciertas expectativas). Y lo mejor, gracias al rechazo descubrí mi pasión por la lectura y la escritura.

No todo se reduce a esto. Los atardeceres que compartí con personas significativas en mi vida son invaluables. Las amistades que nacieron y se fortalecieron en las rodadas vespertinas en bicicleta, cuando nos juntábamos a fumar en mi azotea, cuando nos carteabamos o en las tardes de videojuegos; me hacen pensar que mi vida está llena de experiencias, que guardo con cariño y nostalgia, y que evoco cuando veo un buen atardecer o el clima nublado llama a los recuerdos.

Tengo mis dudas en publicar esta entrada. Rara vez me gusta acordarme de esa parte de mí que no me agrada, del Darío inseguro que buscaba encajar, que cedía a las presiones y del que a veces aún quedan algunos resabios, pero creo que vale la pena y hoy tengo el ánimo para hacerlo.

Escribir todo esto me hace pensar en mis "bullies" y como a muchos de ellos los he comenzado a admirar por lo que hacen. Empresas comprometidas con el medio ambiente y programas de promoción de la bicicleta, son cosas que me gustan y que me hacen pensar que ya no queda mucho caso odiarlos por lo que alguna vez me hicieron o dijeron de mí. Siento que esta parte en específico suena como si siguiera atorado en ese sentimiento, pero no puedo dejar de escribirlo porque es mostrar la evolución que he tenido.

A veces la vida no sale como uno espera y por lo general uno va a sufrir por esto (está en la descripción de trabajo para estar vivo, no sé si vieron que lo mencionaba en letras pequeñas el cartel que los invitó a venir acá), pero estamos vivos y hay momentos y personas que le dan color al día  a día. Gracias a todos ustedes. Creo que de quienes hablo apenas alguno lee esta bitácora, pero mi agradecimiento no es menos.

Para terminar, el monólogo con el que acaba la película:
"I don't know if I will have the time to write anymore letters because I might be too busy trying to participate. So if this does end up being the last letter I just want you to know that I was in a bad place before I started high school and you helped me. Even if you didn't know what I was talking about or know someone who has gone through it, you made me not feel alone. Because I know there are people who say all these things don't happen. And there are people who forget what it's like to be 16 when they turn 17. I know these will all be stories someday. And our pictures will become old photographs. We'll all become somebody's mom or dad. But right now these moments are not stories. This is happening, I am here and I am looking at her. And she is so beautiful. I can see it. This one moment when you know you're not a sad story. You are alive, and you stand up and see the lights on the buildings and everything that makes you wonder. And you're listening to that song and that drive with the people you love most in this world. And in this moment I swear, we are infinite."  Stephen Chbosky

No hay comentarios:

Publicar un comentario